En medio de tantos discursos construidos artificialmente, estratégicamente diseñados para lograr propósitos insustanciales, estrechos, cortoplacistas; elaborados bajo una mirada pragmática e inauténtica; me quedo con la palabra honesta, transformadora, que sale del corazón, que puede sostenerse en el tiempo con el cuerpo, con acciones concretas. Una palabra que va más allá de la conveniencia coyuntural. No me interesa ganar a cualquier precio: ganar no siempre es ganar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s