¿Cómo garantizar que no se forme la brecha entre el elector o electora y el electo o electa, en fin, entre los ciudadanos y ciudadanas y sus representantes?

Las propias democracias concretas, bajo el impulso del mayor o menor dinamismo de sus sociedades civiles, inventan y reinventan formas de ejercicio directo de la democracia. Dicho en otros términos: la democracia directa, participativa, es la madre de la democracia representativa, y no a la inversa.

¿Cómo articular ambas en la práctica histórica de la lucha y del afianzamiento de la democracia? La representación política elegida y los gobiernos constituidos sin la posibilidad de la permanente presión, en las calles, de la ciudadanía activa pueden ser simples maneras de formalizar y ritualizar la democracia, quitándole su esencia: la fuerza constructora de la lucha democrática.

(Cándido Grzybowski)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s