La primera lección del maestro

La primera lección que el maestro (Profesor François Richet) de La piel dura imparte a sus alumnos. Se puede interpretar que habla, en boca del propio Truffaut:

«Quería deciros que si elegí el oficio de maestro fue porque guardo un mal recuerdo de mi juventud y porque no me gusta la forma en que se trata a los niños. La vida no es fácil, es dura, y es importante que aprendáis a endureceros para que podáis enfrentaros a ella, ojo, endureceros no ser insensibles. Por una especie de extraño equilibrio, aquéllos que tuvieron una infancia difícil están generalmente mejor dotados para enfrentarse a la vida adulta que aquellos otros que disfrutaron de protección o de un exceso de cariño. Es una especie de ley de compensación. Más adelante tendréis hijos, y yo espero que vosotros los queráis y que ellos os quieran. En realidad, ellos os querrán si vosotros los queréis. Si no, traspasarán su amor o su afecto, su ternura, a otras personas o a otras cosas. Porque la vida está hecha de ese modo: no podemos vivir sin querer y ser queridos».

[…] el gobierno electrónico no consiste simplemente en la estructuración de un sitio web; representa una forma distinta de hacer las cosas, que hace posible y necesario el cambio de los procesos de trabajo y la reorganización de las entidades p[…] el gobierno electrónico no consiste simplemente en la estructuración de un sitio web; representa una forma distinta de hacer las cosas, que hace posible y necesario el cambio de los procesos de trabajo y la reorganización de las entidades públicas. Las nuevas tecnologías abren posibilidades inmensas para una operación efectiva y eficiente del Estado, pero su incorporación y efectividad dependen de su absorción real por parte de los individuos y organizaciones.úblicas. Las nuevas tecnologías abren posibilidades inmensas para una operación efectiva y eficiente del Estado, pero su incorporación y efectividad dependen de su absorción real por parte de los individuos y organizaciones.


(Extraído de Barreras socioculturales del Gobierno Electrónico – María Inés Salamanca)

La despedida (Fito Páez – fragmento)

Algo se detuvo en punto muerto
y fue tan grande ese silencio, fue tan grande el desamor
restos de un navío que encallaba
yo te quise, yo te amaba
no se bien lo qué pasó

Cuando los jazmines no perfuman
cuando sólo vemos bruma
cuando el cuento terminó

Todo nos parece intranscendente
no es cuestión de edad o suerte
de esto se trata el amor

Sabe amargo el licor,
de las cosas queridas se acabó lo mejor,
quién nos quita esta herida
tu me pierdes a mí yo te doy por perdida
es la hora de huir, la despedida, la despedida …

“Trabajo la corriente de Expresión Corporal que la considera Danza, aquella que desarrolla las características personales y por eso accesibles y dentro del alcance de cada ser humano, que será su danza, la que él puede manejar, la danza pensada como producto único, la poesía corporal de cada individuo.

Sabemos también que si bien todo ser humano puede ser poeta, solo algunos llegarán a ser grandes poetas. Sabemos además que los grandes poetas  no están para anular a todos los poetas sino para estimularlos. La poesía está en cada ser humano, en todos, no solo en los grandes. De la misma manera pensamos que la danza está en todos, no solamente en los bailarines profesionales…”  (Patricia Stokoe)