Topía Revista
Seminario

El cuerpo mediático
Qué hacen los medios con tu cuerpo,
qué hace tu cuerpo con las nuevas tecnologías

Dictado por César Hazaki

Herramientas para pensar los desafíos que presentan las nuevas tecnologías.
Desde el advenimiento de la televisión el mundo de las tecnologías comunicativas ha  establecido nuevas formas de actuar y pensar. Haremos un recorrido por cada una de los soportes técnicos que la placenta mediática propone, ofreciendo conceptos para una revisión crítica de la cultura y la subjetividad actual.

Modalidad de trabajo: Cada clase contará con un disparador (video) y una exposición teórica. Luego haremos una elaboración en pequeños grupos para concluir en un cierre de elaboración grupal.

Cuatro clases de dos horas cada una.
Días: lunes 6-9, 13-9, 20-9 y 27-9
Horario: de 20 a 22

Arancel: $200.
Precios especiales a grupos institucionales y estudiantes.
Informes e inscripción revista@topia.com.ar / Tel. 4551-2250

ENTREVISTA A CÉSAR HAZAKI, autor de El Cuerpo Mediático

Por Darío Wainer (Tematika.com)

¿Podríamos empezar por preguntarle el por qué unir el cuerpo humano y las nuevas tecnologías?

Hazaki: Hoy vivimos inmersos en un enorme proceso de globalización que ha transformado al mundo en la aldea global que conocemos. En este proceso es pertinente preguntarse: ¿Qué cosas han ocurrido en el campo específico de la comunicación humana? ¿Qué efecto tienen estos desarrollos tanto en la cultura, como en los cuerpos de las personas? La primera que es relevante y sobre la que no se recalca lo suficiente es las características y las consecuencias de la placenta mediática con la que el hombre ha cubierto el planeta. Por primera vez un producto humano ha envuelto al mundo como una piel. Hazaña tecnológica relativamente reciente en la historia de la humanidad y única por sus características. La misma está constituida por la emisión y recepción de imágenes y sonidos que circulan en el ciberespacio y controla e informa tanto de la actividad humana como de las condiciones de los reinos animal, vegetal y mineral. Es decir: la naturaleza toda. Es decir ese producto humano, esa piel mediática, cada vez se engrosa más con imágenes e información de todo tipo. Y ese proceso produce sistemáticamente múltiples efectos en todos nosotros.

A diferencia de la diversidad cultural, en la comprensión del cosmos, de las culturas previas, en nuestro mundo social actual la placenta mediática es el proyecto más absoluto de homogenización cultural que se haya conocido. El mismo ha convertido a la sociedad en un espectáculo que se renueva y refuerza cotidianamente pero nunca pierde su característica de sociedad del espectáculo. Es notorio que los seres humanos dependemos cada vez más de la placenta comunicativa y requerimos de los avances tecnológicos para estar conectados a ella. Nos encontramos con que esta piel envolvente la cultura ha devenido en iconoesfera cultural a la que definimos como un ecosistema cultural basado en las interacciones entre los diferentes medios de comunicación y sus usuarios.

¿Este proceso cómo incide o que produce en los usuarios de las nuevas tecnologías?

Hazaki: Ante todo cualquier análisis debe escapar a las posturas binarias, que no hacen más dividir el campo en la histórica división entre el bien y el mal. El campo que nos ocupa es lo suficientemente arduo y atractivo como para buscar reducciones que nada resuelven. Hecha esta salvedad y respondiendo a su pregunta: Me atrevería a decir que el sujeto del capitalismo tardío es la pura conectividad y sus consecuencias. Que dicha conectividad lo aleja del cuerpo tangible y lo coloca en imperiosa situación de buscar y establecer su vida por vía de la relación, cada vez más íntima y estrecha, con las máquinas de comunicar. Que dicha conectividad modifica velozmente todas las relaciones sociales que, como lógica consecuencia de lo anterior, son establecidas en y por las máquinas en primera instancia. Según datos de recientes en el mundo hay funcionando 5.000 millones de teléfonos celulares, es decir hay más incluidos que excluidos en el uso de los teléfonos celulares.

Veamos un ejemplo: el “Sexting”. Se denomina así a los hábitos de los adolescentes que envían o reciben, en forma cada vez más profusa, fotografías de sexo explícitas por los teléfonos celulares o la computadora. Es decir que el tráfico de imágenes sexuales entre adolescentes tiene una actualidad que sorprende y conmueve hasta las leyes sobre delitos sexuales y obliga a revisarlas, en el caso que vamos a comentar de los Estados unidos.
Se trata de una chica de 14 años que subió muchas imágenes de si misma de sexo explícito en MySpace. Esto implicó que fuera arrestada y acusada de posesión y distribución de pornografía infantil. Es tan absurda la situación de la que resulta que la pornógrafa y la víctima se constituyeran no como antagónicos sino como la misma y única persona. El asunto no deja de mostrar la cada vez menor edad de los adolescentes que se lanzan a mostrar sus aventuras o desventuras sexuales.

El ejemplo de la muchacha pornógrafa y víctima de la imagen sexual exhibida en MySpace insiste en indicarnos que la sociedad se ha transformado en un espectáculo continuo, con un absoluto predominio de la producción y recepción de imágenes. Que dentro de ella la proliferación de las imágenes sexuales es predominante y que los adolescentes son protagonistas fervorosos de las relaciones sexuales exhibidas a todo el mundo. En consecuencia hay que repensar desde la intimidad y las relaciones familiares todo de nuevo. Bajo las premisas que imponen estos desarrollos.

¿Debemos entender que la revolución tecnológica de las comunicaciones cambiará o transformará todo lo que conocemos?

Hazaki: Es que dentro de esta cultura del espectáculo, nos guste o no ya no hay un Robinson Crusoe fuera de la misma, el ser humano desde su nacimiento está siendo establecido, organizado, criado y modificado, día a día, por las nuevas formas de sujeción que tienen un organizador central: Las imágenes que vienen de la placenta mediática que envuelve el planeta y de los aparatos personales que nos conectan a ella.

Han cambiado en este proceso muchas de las convicciones que la misma burguesía trajo como novedades con su triunfo y la consecuente imposición de sus normas, costumbres e ideología: la soledad y la interioridad, por ejemplo, ni por asomo son iguales a lo que hemos conocido. También la condición, hasta no hace mucho propia de las grandes ciudades previas, más frecuentemente cuestionada y albada de la cultura de masas: el anonimato. Como lógica consecuencia de lo anterior la intimidad como la conocimos no existe más. También esta novedosa relación con el cielo organizado por los hombres, al que denominamos placenta mediática, ha promovido el amor por el encierro en las casas familiares. Un mundo, al decir de Gubern, cada vez más claustrofílico.

Para terminar decimos que la comunicación persona a persona ha desaparecido como tal, es por vía de la tecnología de la imagen y sus consecuencias que la comunicación vive y se establece. El cuerpo se desvanece sistemáticamente en la conexión por vía de la placenta comunicativa y sus imágenes.

Como bien mostraba Alicia en el País de las maravillas en su diálogo con el Gato de Cheshire:
-y me gustaría que deje de aparecer y desaparecer tan sorpresivamente. Usted la marea a una.
-Muy bien- dijo el Gato. Y esta vez desapareció muy lentamente, empezando por la punta de la cola y culminando por la sonrisa, que persistió algún tiempo después que lo demás de él se hubo ido.
“¡Bueno!”, pensó Alicia. “¡He visto frecuentemente gatos sin sonrisa, pero una sonrisa sin gato! ¡Es la cosa más extraordinaria que vi en mi vida!”

Lo que para Alicia era extraordinario hoy se ha vuelto común y habitual, los cuerpos han devenido en la imagen de los mismos. Es necesario, entiendo, buscar, establecer y reformular las herramientas con que contamos para estar atentos y productivos ante los cambios culturales y personales que este novedoso cielo producido por los hombres nos plantean.

Anuncios
AL REACCIONARIO: ¿Por qué hieres al hermano y calumnias… / por qué manchas, envileces y persigues? / ¡Advierte! No eres pasado sino historia, / eres proyecto y siempre mensaje, / pueblo que camina y no desierto, / agua que canta y no estanque. / No te quedes solo, porque envejeces / escucha la Fuerza de lo que no muere… / …

Enrique Angelelli (fragmento)