“…muestra en estado práctico lo que muchas veces entrevimos, rara vez aceptamos y mucho menos quisimos reconocer, o sea, que NO sabemos qué es lo que queremos enseñar. Y ello por infinitos motivos, siendo uno de los más importantes el hecho de que «cómo aprender» cambia constantemente y no puede ser enseñado de una vez para siempre”.

(Alejandro Piscitelli)