Identidad, sentido y canción popular

La relación entre identidad, sentido y canción popular está muy bien caracterizada por Alexander Laluz (2004, 26) en una entrevista con el semiotista musical Philip Tagg, en la que se afirma que:

Las redes de significados movilizados por esa música popular son esenciales en la constitución de nuestro mundo cotidiano. Se instalan en nuestra casa a través de la radio, la televisión, los discos compactos y los videojuegos. Amplían su tejido significante en las “bandas sonoras” de nuestros hábitos de consumo, tanto en las más pequeñas como en las más grandes superficies comerciales. Con la música popular damos forma y canalizamos muchas de nuestras experiencias sensibles, mediamos relaciones y cargamos de sentido los espacios que habitamos. En ella construimos y proyectamos nuestras concepciones sobre lo verdadero, lo auténtico y configuramos rasgos de identidad.


Fuente
: http://www.ucm.es/info/especulo/numero33/qcantem.html

Nana para dormir un amor (canción de cuna)

Duérmase sin prisa
diminuta flor
que mi sangre espera
un sueño mejor
no vaya que el miedo
quiera despertar
su sueño pequeño en la oscuridad

duérmase mi estrella
sobre esta canción
que la luna afuera
viste de algodón
para que desande
con la claridad
su cuerpo de almendra
un sueño de azahar

duerma con la luna
duerma con el sol
sueñe con un mundo
de fragante amor
descalce su paso
déjese llevar
a un rincón del aire
empiece a volar

(Letra y música: Ramiro González)

No todo da lo mismo

No da lo mismo hablar que callar.
No da lo mismo actuar que acatar.
No da lo mismo rebelarse que bajar la cabeza.
No da lo mismo unirse que estar aislados.
No da lo mismo meterse que no meterse.
No da lo mismo luchar que dejarse vencer.
No da lo mismo intervenir que dejar hacer.

Conferencia de las cuatro décadas (Rotaract) en Villa María – Mesa Novicios 2009 / Ire y Tincho

La contradicción

“Si ya el simple cambio mecánico de lugar encierra una contradicción, tanto más la encierran las formas superiores del movimiento de la materia y muy especialmente la vida orgánica y su desarrollo. [. . .] la vida consiste precisamente, ante todo, en que un ser es en cada instante el mismo y a la vez otro”.

“La vida, pues, es también una contradicción que, presente en las cosas y los procesos mismos, se está planteando y resolviendo incesantemente; al cesar la contradicción, cesa la vida y sobreviene la muerte”.


Friedrich Engels

No hace falta nombrarte

Prometo ni siquiera decir tu nombre
para qué? si con sólo pensarte
podrías ser piedra, río,
arrullo, nostalgia, llamarada,
cielito azul, paloma en vuelo,
y dulce flor.
Mil veces viajamos juntos
sin que lo sepas, sin que yo sepa
tal vez nos dolieron y nos duelen
las mismas cosas, las mismas tristezas.
Esta lágrima que habita la mañana,
que ayer fue sol y hoy es lluvia,
me dice que te vas y te quedas
como siempre: omnipresente…
te vas y te quedas siendo para los que vienen
una lucecita compañera de alumbrar verdades.
Tantos cumpas te esperan al final del viaje,
si hasta aquí se sabe que en el cielo
se han llenado las tinajas para celebrarte.
Te vas, nos dejas, estás…
siempre habrá una zamba en la que todos
te nombremos sin nombrarte…

Martín García, Buenos Aires 05-10-2009