“Necesitamos  un  hombre  mentalmente  nuevo  en  un mundo  físicamente  nuevo.  No  se  puede  construir una nueva  sociedad basada en el pleno desarrollo de  la personalidad humana en un mundo viciado por  la contaminación del  ambiente,  exhausto por  el hambre  y  la  sed  y enloquecido  por  el  ruido  y  el  hacinamiento.  Debemos transformar  a  las  ciudades  cárceles  del  presente  en  las ciudades jardines del futuro”.

Juan Domingo Perón – Madrid, 16 de mayo de 1972

Anuncios

De cada mil personas que pasen por esa puerta -decía- acaso nos conmueva solamente una. Del mismo modo, quizá solo una entre las mil tenga a bien impresionarse con nosotros. La cuenta es sencilla: sin contar percepciones engañosas y desilusiones posteriores, la posibilidad de un amor correspondido es de una en un millón. No está tan mal, después de todo.

Alejandro Dolina

La  expresión  “calidad  de  vida”  tiene  su  origen  en  un  fenómeno de conciencia. La conciencia de  las consecuencias no deseadas provocadas por el desarrollo económico y la industrialización incontrolada. Este concepto adquiere sentido por el  combate, por  el hecho de que  se opone  a  algo, proviene de  la puesta en cuestión del modelo de crecimiento  y desarrollo industrial. La ausencia o reducción de los hechos a los que se opone, son los que dan contenido a la calidad de vida.
A partir del momento en que los movimientos sociales o los grupos sociales se apropian y hacen suyo el concepto,  la calidad de vida adopta un sentido positivo de creación cultural nueva, cuestionando el modelo de organización y sugiriendo desarrollos cualitativos distintos sobre los objetos y modos de organización colectiva.


Marcelo Urrutia Burns – Ecología, Sociedad y desarrollo: las bases medioambientales de ODCA


Más y mejor democracia

Las mejores sociedades son aquellas que  tienen una capacidad de integrar en su proporción la importancia de lo social, la importancia de lo económico, la importancia de lo político. Entonces  las  sociedades  capaces  de  integrar  lo  económico, lo social y  lo político son sociedades más humanas. Y como el sentido de  la vida en sociedad no es otro que el ser más y mejores personas, se  trata de que  la política y  la sociedad jueguen, faciliten, generen los espacios para que cada uno de nosotros pueda ser más persona. Y eso es más y mejor democracia.


Gutenberg Martínez Ocamica

Para que la democracia funcione bien, no es sólo un problema de aquellos a los que les gusta la política o les interesa la cosa pública;
es también un problema del que está en la empresa, del que está en el comercio, el que está en la cultura, del que está en el país, del que está en la sociedad.


Gutenberg Martínez Ocamica

Democracia auténtica

Una  democracia auténtica implica un acuerdo profundo de las mentes y de las voluntades sobre las bases de la vida en común,
es consciente de sí misma y de sus principios y debe ser capaz de defender y promover su propia concepción de la vida social y política,
debe portar en sí misma un común credo humano: el credo de la libertad.


Jacques Maritain

La palabra amenazada

“Para un sistema consumista como el que nos tiraniza, es indispensable la reducción del vocabulario, el aplanamiento y el aplastamiento colectivo del lenguaje,
la exclusión de los matices y sobre todo, la pérdida del sentido del goce y la lucidez que la lengua puede llegar a proporcionarnos”


(Ivonne Bordelais -La palabra amenazada-)

Somos nosotros (Raly Barrionuevo)

Somos musiqueros
porque así lo dicta el sol
somos los heroicos
Guerrilleros del amor.

Somos los suicidas
buscadores del amar
Somos los amantes
Trasnochados de la paz.

Somos herederos de la
duda y el temor
Somos alquimistas de
la gran revolución.

Somos mensajeros de
la lucha y la verdad
Somos peregrinos de
la amada libertad.

Somos los adictos
ciudadanos de papel
Somos la esperanza
dibujada en la pared.

Somos los actores
de la cruda realidad
Somos partidarios de la
humana dignidad.

Somos disidentes
de la puta corrupción
Somos compañeros de
las madres del dolor.


Autor
: Raly Barrionuevo

Chacarera del pensador -fragmento- (Raúl Carnota)

Me acusan que soy vago, que el trabajo me asusta, yo sufro por mi vocación solo pensar me gusta. Y paso el día entero, arreglando problemas, pero me mata la humildad nunca nadie se entera. La pucha con mi oficio, anónimo y callado, de a ratos me da por pensar que es un apostolado. Tal vez cuando me entiendan, ya sea un poco tarde, pero los pienso perdonar soy hombre razonable! Bien tempranito arranco, desde mi catre viejo, dale que dale sin parar meta pensar Canejo! La siesta me relaja, tensiones que contraigo, la vida del intelectual tiene un sabor amargo.

Raúl Carnota

Nosotros tenemos la alegría de nuestras alegrías

Y también tenemos la alegría de nuestros dolores,

Porque no nos interesa la vida indolora

Que la civilización del consumo vende en los supermercados;

Y estamos orgullosos del precio de tanto dolor,

Que por tanto amor pagamos

Nosotros tenemos la alegría de nuestros errores,

Tropezones que muestran la pasión de andar

Y el amor al camino.

Nosotros tenemos la alegría de nuestras derrotas,

Porque la lucha por la justicia y la belleza

Valen la pena también cuando se pierde.

Y sobre todo tenemos la alegría de nuestras esperanzas.

En plena moda del desencanto

Cuando el desencanto se ha convertido en artículo masivo y universal,

Nosotros seguimos creyendo en los asombrosos poderes del abrazo humano.

Eduardo Galeano

La música según el Chango Spasiuk

…es casi impensable creer que en un casamiento se baile durante toda la noche un solo tema, pero eso pasaba. La gente bailaba. Claro que bailaba. Toda la noche.
Esa es una idea que tengo y es que la música no es una cosa teórica, donde la gente se conecta intelectualmente diciendo: “Ah, no, esto es moderno, contemporáneo, vanguardista”. No. En una reunión así lo que menos hay es un proyecto intelectual de conocimiento de la música.
En esas circunstancias, la vibración de la música se vuelve casi una vibración de amor, una forma del amor.
Entonces, no importa si uno sabía tocar cien temas o uno. No importa si esa gente conoce a Bach.
Importa que uno toca, y que se cumple ese sentido de la música que es la hermandad y la unidad de las personas…

Chango Spasiuk
(extraído de: http://www.yuyazz.com.uy/)