Los niños jamás se equivocarán de madre

Cuando las enfermeras se equivocan y ponen a los recién nacidos junto a madres que no son las suyas, éstos lloran y las rechazan al encontrar diferencias fundamentales entre los latidos del corazón que escucharon allá adentro y el de ahora. Ningún corazón humano suena exactamente igual que otro. La actitud sonora del corazón es incluso más fiel a la identidad que las impresiones digitales. Y de la misma manera que ninguna estrella es como otra, que ningún rostro es igual a otro, los billones y trillones de corazones que han existido en este mundo nunca han sonado igual. Por eso los niños jamás se equivocarán de madre. Porque cada corazón tiene distinto timbre.

(Daniel Moyano – Dónde estás con tus ojos celestes)

que-dice-tu-corazon-small