Cualquier semejanza con la provincia de La Rioja (Arg.) es mera coincidencia…

“(Estamos ante) un país que era famoso, y ha sido recogido en varios libros incluso hechos por extranjeros, por su burocracia. El municipio de Montevideo creo que tiene el triple de funcionarios que el de Londres, a pesar de la enorme diferencia en cuanto a la cantidad de habitantes de ambas ciudades. Los empleados llegaban media hora antes para poder conseguir una silla porque había muchos más empleados que sillas, y esto es un dato que puede ser jocoso pero que es absolutamente verdadero, al menos en aquella época. Eran escasas las familias uruguayas que no tenían por lo menos un empleado público, un funcionario, un burócrata; pero a su vez aquéllos que no eran burócratas, que trabajaban en el comercio o en la industria, tenían una mentalidad burocrática, todo el país era como una gran oficina. Eso generaba una suerte de religión, que era la seguridad; todo el mundo quería estar seguro de su trabajo, de su sueldo, lo cual era una aspiración muy razonable pero no hasta el punto de que esa seguridad condicionara otros aspectos más vitales de cada ciudadano”.

Fuente: Documento “Poemas de la oficina. La poesía burocrática de Mario Benedetti”, escrito por Jaime Ibáñez Quintana. Disponible en: http://www.ucm.es/info/especulo/numero29/benedett.html

Nota del autor del blog: Yo también soy empleado público en La Rioja 🙂 -para variar en La Rioja- aunque trato de luchar contra la mentalidad burocrática. Y la gestión pública, bien entendida, es una actividad necesaria, noble. Todavía nos queda mucho por recorrer,  pero debemos comenzar a actuar. Ahora. Una buena parte de la ciudadanía -con todo derecho- así lo demanda.

 

administracion-publica

Anuncios

2 thoughts on “Cualquier semejanza con la provincia de La Rioja (Arg.) es mera coincidencia…

  1. Guty marzo 30, 2009 / 3:14 pm

    Somos dos, aunque yo hace rato que no laburo de “oficinista”, por suerte mi cargo público es sólo el medio por el que me pagan, ya que el trabajo que tengo es puramente profesional (informático más precisamente).
    Pero sí, he sufrido los males de la burocracia extrema en mis inicios como empleado estatal.

  2. federicodomingo marzo 30, 2009 / 4:36 pm

    Guty:

    Afortudamente tampoco trabajo de “oficinista”, por lo que tengo la posibilidad de abordar frecuentemente trabajos no rutinarios, en cierto modo ‘creativos’ y en ocasiones gratificantes.

    Aunque creo que todos los ciudadanos -quien más, quien menos- hemos padecido alguna vez, por ejemplo, la pobre y desconsiderada atención de un empleado/a público/a.

    Creo -y lo expresé infinidad de veces en diferentes ámbitos locales- que es necesario recuperar la carrera administrativa e implementar de manera urgente políticas de recursos humanos integrales en los distintos niveles de la gestión pública, pero ello implicaría una fuerte decisión política que permita superar el tan vigente y mencionado clientelismo político.

    Hacé falta todavía mucha más capacitación, y más reconocimiento a quienes tienen la voluntad de formarse, son responsables y desean desarrollar su actividad de una manera cada día más eficiente y eficaz.

    Gracias como siempre por tu partipación, ya que me da la certeza de que no estoy hablando solo o en el vacío, jaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s