Aportes de Ana María Tosticarelli a Charla Debate sobre Fotoperiodismo en La Rioja

Aportes de Ana María Tosticarelli (periodista y Gerente de Noticias de Canal 9, La Rioja-Argentina) a Charla Debate sobre Fotoperiodismo:

 

Bueno, muchas gracias. En principio agradecerles y además felicitarlos por esta propuesta. Ojalá que esto se siga repitiendo, ojalá que haya muchos encuentros más.

Voy a tomar un poco lo que decía el negro: esto de que la foto viene a reforzar lo que se dice en palabras. Yo creo que siempre, siempre, una fotografía autentifica un discurso.

Siempre. Cuando algo quiere mostrarse como verdadero, va acompañado de una foto. Al menos en el periodismo.

En cuanto a la imagen -ya que yo soy de televisión- también un poco pasa lo mismo: la imagen está autentificando siempre el discurso. De hecho esto en televisión puede resultar una virtud, pero también resulta un peligro. Ya vamos a analizar en algunos casos por qué.

Ahora… generalizar sobre esto Luis, de si una imagen vale más que mil palabras, me parece que es imposible. Desde la televisión yo les diría: la imagen lo es todo. Esa es una primera aproximación. La imagen lo es todo. Es más, y a vos Luis te debe costar también: cuantas veces desechamos información porque no tenemos las imágenes. Entonces decimos, bueno… esto no lo ponemos, porque no hay imagen para mostrar.

Ahora yo también les digo que a ustedes les puedo mostrar un reportaje de un señor muy importante, les quito el audio y para ustedes ese reportaje no va a tener ningún valor, pese a que están viendo la imagen.

Entonces, todo es muy relativo. A veces, una imagen vale más que mil palabras y a veces una palabra tiene muchísimo más valor que cualquier imagen. Entonces las generalizaciones me parece que de plano no sirven. Lo interesante es poder plantear un equilibrio entre esto de la imagen y la palabra. Tiene que haber un equilibrio: no sé si son lenguajes complementarios. Son complementarios de hecho, pero me parece que cada uno tiene sus características y lo bueno es empezar a respetar esa característica propia de los lenguajes, tanto de la imagen como de la palabra.

El tema este que planteabas Luis de la rivalidad… esta cosa de no poder encontrarse, el otro Luis también… eso lo vivimos a diario. Pero yo creo que eso de vivirlo a diario es porque una cosa es manejar la técnica, y con la técnica se puede decir que hay muy buenos camarógrafos y muy buenos fotógrafos  -y también muy buenos periodistas- y otra es tener talento. El talento es un valor agregado que tiene cada uno. Entonces, vos podés manejar muy bien la técnica pero además tenés tu valor agregado que es el talento.

Muchas veces sucede en los equipos periodísticos que de uno u otro sector -de los camarógrafos o de los periodistas- alguno se destaca por su talento y por ahí no es acompañado por el otro que por ahí no tiene tanto talento y que solamente maneja la técnica. Y entonces se empiezan a plantear este tipo de rivalidades que vos decís. Yo escuché camarógrafos decir: Pero qué me tiene que decir usted periodista si yo sé perfectamente lo que tengo que hacer, si hace años que hago esto… o periodistas que vienen y se quejan y te dicen: che, escuchame… el camarógrafo no me da pelota, no quiere hacer lo que yo digo, yo quiero mostrar una cosa y él no quiere. Entonces es una vieja rivalidad, y ojalá en algún momento encontremos algún punto de encuentro, porque sería mejorar en todo aspecto esto de encontrarse en el periodismo, tanto en la fotografía como a través del discurso escrito. O hablado, en el caso de la televisión.

Pero como acá hay mucha gente -y mucha gente joven, además- a mi me gustaría resaltar en este momento el problema que tenemos con la imagen a nivel de los medios masivos de comunicación y sobre todo a nivel de lo que es informativo. Hoy veía un noticiero de Canal 9 de Buenos Aires y conté desde el inicio del noticiero -y vi solamente la mitad- conté que destacaban en la información ocho o nueve casos de violencia. De hecho, los casos de violencia existen, están, no son patrimonio nuestro, no los generamos los nosotros, nosotros en todo caso tenemos la responsabilidad social de mostrarlos.

Ahora, en esa responsabilidad social de tanta imagen de violencia, yo les pregunto, porque me quiero preguntar también con ustedes: ¿Vale la pena tanto mostrar a un ahorcado? ¿Qué valor tiene esa imagen? ¿Tiene algún valor simbólico, si no va acompañada de un comentario reflexivo, de un contexto simbólico? ¿Qué valor tiene? Porque eso nos está pasando a nivel informativo. Somos víctimas de una cantidad enorme de imágenes de violencia sin ningún tipo de contexto simbólico ni comentario reflexivo. Entonces, somos rehenes, sorprendidos, cada dos minutos con una imagen de violencia.

La imagen en sí misma, y en estos casos en particular, yo creo que ya no habla por sí sola; si no que la palabra, que casualmente es lo que nos humaniza, es lo que tiene que venir acompañando este tipo de mensajes. Lo digo porque tenemos que estar todos atentos: en Colombia, a esto lo llaman la pornomiseria. Es decir, mostrar sin ton ni son, sin darle un sentido realmente simbólico, un cúmulo de imágenes con las cuales el espectador queda totalmente dividido y sin saber qué hacer.

El otro día vi en un noticiero -y con esto termino- que pasaban una misma imagen de un chico que habían sacado creo que de una watt o de una cosa así… y lo que importaba de todo esto era que una mujer participaba en pegarle en la cabeza quince patadas. Esa imagen, en el mismo momento, se repitió por lo menos unas veinte veces. Eso que te sorprende, que te hace pensar… cuando vos vas en la imagen número diez de repetición, vos que hacés, ya estás frío, ya no te importa, ni siquiera te impacta. Entonces, me parece que en esto de analizar las imágenes y de saber lo que nos está pasando tampoco tenemos que perder de vista esto que nos está ofreciendo el mundo: que es la imagen cruda, sin anestesia, sin un valor simbólico de la que nos hacen objeto constantemente. Lo otro, lo que muestra este señor, y muchos señores que saben lo que están mostrando, pasa por otro costal… y eso se llama talento. Así que felicitaciones de mi parte. (Aplausos del público)

Viernes 13 de marzo de 2009. Biblioteca Mariano Moreno. Ciudad de La Rioja, Argentina.


Nota del autor del blog: pueden enviar sugerencias o comentarios a la siguiente dirección de e-mail –> federicodomingo@gmail.com  


nino-fumando-en-guerra-small

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s