La historia de un francés en La Rioja

Bruno Van Assche, coreógrafo

Ex bailarín del San Martín, en la Fiesta Nacional del Teatro ofreció un espectáculo de danza-teatro

Publicado en Diario La Nación, el Jueves 19 de abril de 2007

LA RIOJA.- El bailarín y coreógrafo Bruno Van Asshe presentó en la jornada inaugural de la Fiesta Nacional del Teatro un interesantísimo trabajo de danza-teatro llamado Kubikiana . La historia de este creador francés es bastante particular. Hace varios años llegó a Buenos Aires con su mujer riojana en viaje de vacaciones. Casi sin querer, entró al Ballet del San Martín, en donde se quedó durante catorce años. Durante ese lapso, marcó diferencia. “Y vos te preguntás cómo es que llego acá, a La Rioja”, dice en el bar del centro cultural El Pasillo, una de las sedes de la Fiesta Nacional del Teatro.

-Y también me pregunto cómo es que llegaste a Buenos Aires.

-Soy francés, pero soy del lugar en el cual me siento bien y en donde tengo cosas para hacer. Mi motor siempre fue la danza. ¿Por qué llego a La Rioja? Bueno, mi mujer es riojana, pero esa no es la razón. Yo soy una rata de teatro, no de ciudad. Me gusta la ciudad por lo que propone en términos escénicos. Acá lo que me genera interés es la capacidad de los bailarines. Esta provincia tiene una esencia folklórica tan fuerte que, con apenas cuatro años de contemporáneo, logran hacer cosas muy buenas. Eso es un talento muy grande. Te diría que ese es el motivo por el cual estoy aquí.

-¿El conocimiento que tienen de la danza folklórica es fundamental en todo este proceso?

-Sí. Acá todos los chicos hacen folklore. Hay grupos por todos lados, hay competiciones, hacen certámenes. Todos esos chicos tienen una ductilidad que para la danza en general es muy aprovechable.

-¿Qué pasa con el público cuando le cambiás el registro?

-Acá hay un evento que se llama Septiembre Joven que es algo cultural masivo. Ahí hay folklore, clásico, contemporánea… Yo he ido con obras que podían haber pegado en contra en relación a cierta tradición. Sin embargo, esas trabajos fueron vistos en silencio, con un enorme respeto. Yo creo que la gente quiere ser sorprendida. No creo en los prejuicios, en los preconceptos, en las etiquetas.

Por fuera de ciertas etiquetas elaboró Kubikiana , un montaje basado en juegos infantiles de una poética muy personal y con actuaciones que sorprendieron a más de uno. Seguramente, los seis años que Bruno bailó bajo la dirección de Oscar Araiz están presentes en este trabajo pensado originalmente como espectáculo infantil.

Quiero basta

Del Ballet del San Martín colgó las zapatillas en 2000. “Yo mismo le puse el punto final porque pasaba tantas horas en el kineseólogo como en el teatro. Ya no tenía sentido seguir. Cuando llegué tenía 29 y me retiré porque consideré prudencial dar un paso al costado. El último año, Mauricio Wainrot [director del grupo] me dijo que me iba a cuidar pero a mí no me interesaba que me cuidara. Mejor era hacer otra cosa. Es algo que venía madurando desde hace un tiempo. Era más sano bajarme bien a que me bajen de un hondazo. Y quedarme en Buenos Aires no daba y me vine. Sencillamente.”

Y se vino para acá, para La Rioja, con su mujer, Gladys Castagno, que es asistente, vestuarista, maestra de baile… “Primero formamos un grupo en la Universidad Nacional de La Rioja. Empezamos en 2000 con la idea de buscar elementos para llegar a hacer un espectáculo. En 2004 nos abrimos porque la universidad es muy burocrática. Formamos un grupo, llamado Cite-Arte, que es nuestra escuela. La mayoría de los bailarines que estudian allí ya tienen tres o cuatro años de trabajo”, apunta.

El espectáculo que se presentó en la primera jornada de la Fiesta Nacional del Teatro apenas tuvo cuatro funciones. “Es más, lo pensamos como espectáculo infantil, pero todavía no pudimos hacer una función para chicos”, dice quien todavía no perdió el típico acento francés tan chic. ” Kubikiana se maneja por imágenes. No tenemos una dramaturgia, no tenemos un guión previo. Trabajamos imágenes que dispararon otras imágenes. Eso es lo lindo de la danza-teatro. La danza-teatro te da esa libertad”, confiesa Bruno Van Assche, el excelente bailarín francés que, por ahora, encontró su lugar en el mundo en La Rioja.

Por Alejandro Cruz
Enviado especial

bailarin

El sabor de la derrota, por los fomoseños de Los Gregorianos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s