Aportes de Leila Torres (periodista de diario Nueva Rioja) a Charla Debate sobre Fotoperiodismo en la Ciudad de La Rioja

Encontrarán a continuación -como bien lo dice el título- los aportes de Leila Torres (periodista de Diario Nueva Rioja) a Charla Debate sobre Fotoperiodismo que se desarrolló en la Ciudad de La Rioja. Han quedado registrados en un grabador y luego pasados a texto por el autor del presente blog.

 

Buenas noches… antes que nada felicidades para el equipo de trabajo de DataRioja.

Hay que decir una cosas, no? Los fotógrafos son gente rara, vamos a decirlo así en defensa de los periodistas. Son gente rara porque… sí…. y complicada.

Bueno, no sé si empezar por contestarle a Luis o por comentarles el planteo, lo que a mi me surgió cuando me invitaron a participar de estar charla de la cual estoy muy agradecida… me siento muy honrada de compartir el panel con estos profesionales que tienen mucha trayectoria, mucha historia y que hicieron mucho por nuestra provincia.

En principio creo que habría que plantear en qué contexto se da el Fotoperiodismo acá en La Rioja. Quiero que no nos vayamos de acá sin saber que hoy por hoy las redacciones periodísticas están prácticamente vaciadas. No sólo a nivel humano sino también a nivel tecnológico. Y esto es importante destacarlo, porque uno habla de Fotoperiodismo, de reportero gráfico… ¿Es posible hablar de esto en La Rioja cuando en las redacciones no hay cámaras, no hay computadoras, no hay programas modernos…? y Luis planteaba esto del trabajo en equipo, cuando muchas veces no hay móviles.

Hay que decir esto, porque es importante contextualizar el debate. Hoy por hoy el periodismo sufre una crisis económica muy importante, las empresas periodísticas… y también sufrimos tanto los periodistas como los fotógrafos una crisis de valores y de legitimidad.

Prácticamente ya nadie nos cree. Y más acá -ésta es por lo menos mi opinión- en La Rioja donde tenemos un periodismo que no genera expectativas, no hay puntos de vista interesantes, no hay polémica, no hay debate, no hay un ejercicio intelectual que uno pueda verlo reflejado en los medios.

En este contexto… ¿Dónde podemos nosotros los periodistas incorporar o ingresar una foto tan reveladora como aquella que hace Luis Lobos? Prácticamente imposible.

En este contexto de redacciones vaciadas, hoy trabajamos con… Ché, ¿me mandás una fotito? Dale, ¿me hacés la gauchada de mandarme una fotito? No se sabe quien sacó la foto, cada vez importa menos, entonces aquí vemos nosotros cómo se desvaloriza la profesión del fotógrafo.

A mi me ha pasado de graficar una nota… complementarla con una foto extraordinariamente sacada, pero fue sacada por un alumno de la escuela donde doy clases. ¿Quién lo supo? Nadie. La foto era verdaderamente extraordinaria.

¿Qué pasa? Hoy todos tenemos una cámara digital en nuestras manos y a veces nos salen las fotos de casualidad. ¿Quién lo sabe? Nadie. A mí me ha tocado sacar una foto maravillosa. Créanme que fue de casualidad. La foto se la hice al hijo de Carlos Menem, fue la primer foto que estuvo circulando por los medios… ¿Soy reportera gráfica? ¿Sé algo de luz, de composición? No, simplemente una audaz. Y ahí, esto nos plantea nuevamente cómo estamos hoy posicionados tanto los periodistas como los fotógrafos.

Yo no estoy de acuerdo con eso de… si una imagen vale más que mil palabras, entonces el fotógrafo vale más que el periodista. Son actividades complementarias. Esas fotos que mostró Luis -particularmente la de Menem- si no existiera, si no tuviera un contexto informativo no podríamos saber de qué se trataba… porque la foto es un signo, y como tal adquiere sentido en un contexto. Entonces las fotos, así como las ha pasado Luis, nos ha generado un impacto, emoción, nos ha arrancado una sonrisa, un ahhh… un guauuu!! Pero no nos terminó de informar, no nos completó la visión de mundo… es sólo apenas un recorte, y muy chiquito.

El periodista lo que intenta hacer -muchas veces no lo logra- es completar eso que el fotógrafo trae, esa captura de ese momento, de ese instante.

La foto de De Leonardi… ¿Es de ahora, en pleno conflicto docente? Tan bien sacada, tan bien sintetizada… entonces me parece que él plantea también el trabajo en equipo -como dije- que es casi prácticamente imposible y creo que va ser con el tiempo más difícil aún.

En “La Voz del Interior” por ejemplo, los fotógrafos y periodistas trabajan cada uno por su lado; las redacciones se están achicando, porque los diarios tercerizan sus productos: los compran a otras empresas.

Luis también planteaba esa necesidad de estar informados. Sí, todos los que trabajamos en los medios debemos estar informados. Hasta el gerente, porque está trabajando, manejando una empresa periodística y no de alpargatas, entonces es necesario estar informado. Mi pregunta (traje más dudas que respuestas) es si la imagen no adquiere, no tiene mayor valor producto de la sociedad en que vivimos… es una sociedad del espectáculo, una sociedad donde hay que producir entretenimiento -no información-.

Una sociedad en la que uno tiene que devorar al otro, pero de una manera rápida, cortita. Una sociedad basada en el disfrute. Y la imagen nos proporciona eso: un disfrute corto, chiquito, efímero. En cambio la información, la nota que el periodista intenta escribir nos plantea pensar, reflexionar.

También me parece discutir esto… Luis planteaba sobre la objetividad. A partir de que uno elige un punto de vista donde pararse, cómo enfocar, cómo encuadrar, ya no hay objetividad posible. Y también me parece interesante que los fotógrafos, que los reporteros gráficos se planteen -al igual que el periodista- cuántas veces construyen una realidad que no existe. Sabemos hoy el uso que se le da al Photoshop, y a tantos otros programas que proponen la manipulación. Absoluta. Hay que decirlo, los periodistas y los fotógrafos estamos trabajando en empresas de telecomunicaciones manejadas… primero que tienen un problema: la concentración. Los medios están en manos de pocos y esos pocos son las elites. Las elites incluidas, los poderosos. Entonces todos estos intentos del fotógrafo por revelar, develar, denunciar… también quedan muertos si el periodista no le colabora a que pueda atravesar esa barrera que le pone una institución llamada periodismo. Porque la foto, si no está publicada en el diario -por lo menos para estas sociedades tradicionales- no adquiere el valor periodístico que ese reportero busca. Entonces cuando se plantea esto de si se vale más un fotógrafo que un periodista me parece que es una lucha, una búsqueda para adquirir autonomía, ¿no?… el campo fotográfico… y el campo fotográfico tiene autonomía, pero no sé si el Fotoperiodismo.

Y respecto al tema de las manipulaciones, sabemos que son muchas. De hecho muchas veces los fotógrafos hablan de objetividad, o de una libertad que goza la imagen. Pero… ¿Por qué? Me parece que la libertad que goza la imagen tiene que ver con la circulación que hoy en día tiene. La imagen circula por todos lados, por diferentes canales… y no necesariamente tiene que ir con palabras para su degustación, sí para su interpretación.

Entonces, hoy vemos una imagen que anda dando vueltas y que es verdaderamente impactante. Y circula… y nos la pasamos por mail, y la colgamos… y el metro, y el blog, etc, etc. No sucede lo mismo con la información. La imagen viaja mucho más rápido.

Pero volviendo al tema de la manipulación… no sé si ustedes tendrán presente la foto de Cristina con Fidel Casto… bueno, es una foto que aparentemente fue creada, armada. Hay análisis hechos sobre esa imagen. Entonces, cabe también para los reporteros gráficos plantearse esta cuestión ética que se abre a partir de todo este avance tecnológico.

Muchas veces vemos fotos que no dicen “foto de archivo” entonces se pierde la temporalidad, el espacio, el contexto, la historia… se produce un corte, una disrupción muy importante en la narrativa que debe producir esa fotografía.

Una cosa muy interesante -aparte de la de Cristina y Fidel Castro- es el hecho de que también la fotografía, por su poder de denuncia que supuestamente carga en sí misma, también ha sido censurada millones de veces por los gobiernos, al igual que el periodismo.

Es famoso el caso de que en Estados Unidos no han dejado publicar una foto con los soldados muertos en Irak, por ejemplo.

Entonces creo que son actividades complementarias, que entre ambos campos profesionales lo que se debe hacer es bregar para consolidar al periodismo como tal; como una institución fundamental para la democracia, no creo que una cosa excluya a la otra, o que la tape o la niegue, sino que se complementan.

Una cosa para terminar: un fotógrafo muy conocido brasilero -no recuerdo ahora el apellido- decía que uno saca una foto de acuerdo a cómo es. Entonces de acuerdo a la esencia, a su forma de ser, su formación, va a tomar aquel enfoque, aquella mirada que le interese, que lo inquiete. Ahora también me pregunto si es legítimo, cuando el niño quería ocultar su pobreza, que el lente buscara incesantemente desnudársela, ¿sí?

Bueno, muchas gracias. (Aplausos).

 
Respuesta de Reportero Gráfico Luis Lobos: Bueno… yo le voy a contestar a Leila porque siempre le contesté en la redacción.

 Es verdad, este juego entre el gato y el ratón, en las fotos que duelen… sostengo, y todavía sigo dudando… qué es lo que está bien y qué es lo que está mal cuando nosotros estamos informando, donde rompemos ciertas reglas. En una oportunidad -en el mismo caso- me tocó cubrir el sepelio de un chico que había muerto de los costaneros… y el padre me dijo que no le sacara fotos. Y yo hice la foto. Se me vino encima. Y le dije: después te explico. Ante el dolor no me entendió, y después se lo expliqué. ¿Saben por qué mostré la foto? Porque noté que había muerto un chico de seis meses y en ese momento esa gente necesitaba setenta pesos para comprar un remedio y salvar a ése chico. Y a los diez minutos yo estaba haciendo una cobertura donde se le daban a unos estudiantes $ 3.500 para un viaje. No tiene nada que ver una cosa con la otra. Pero les explico por qué trato yo de plasmar eso: había tal indiferencia en la sociedad ante la muerte de un chico de seis meses -que era bellísimo- que me tocó por lo menos una semana recuperarme de ese cuadro, que me parecía que era mi deber publicarla. La verdad es que al día de hoy no sé si está bien. Ellos quizás me puedan explicar eso. Y para contestarle a ella… con respecto al gato y el ratón de la última foto… sí es verdad, a veces hay que romper las reglas para lograr plasmar algo que denuncie y que alguien reaccione.

 
¿Sugerencias, mejoras?:
Pueden enviar un e-mail a:
federicodomingo@gmail.com o dejar un comentario en el blog (opción que encontrarán más abajo).

pobreza-small

Anuncios

One thought on “Aportes de Leila Torres (periodista de diario Nueva Rioja) a Charla Debate sobre Fotoperiodismo en la Ciudad de La Rioja

  1. denny noviembre 5, 2009 / 7:25 pm

    hola les quiero decir que esta muy bien la respuesta…porque se entienden claro Gracias…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s