Ser como niños

Adoptar el asombro como actitud de vida. Plantear y replantear la pregunta inocente. Desalojar del pensamiento habitual la idea de: absurdo, imposible, utópico, inútil. Sentir que todo es posible.

Vivir la plenitud de una quimera. Retomar el camino del amor universal. Quererse y querer profundamente. Romper rótulos: sacar a las cosas de sus casillas. Atreverse a la audacia de ser.

Desocializarse para individualizarse. Amar por sobre todo los límites. Con ganas. Más allá de vergüenzas y pudores. Con todo. Ternura y sexo. Alma y físico.

 Con alegría. Entristeciéndose y avergonzándose por el odio, no por el amor. Nutrirse en todas las fuentes. Abrazar todas las empresas. Encariñarse con el mundo y con la vida. Con el negro, con el blanco y el amarillo. Volver a la escuela y sentarse frente al pupitre esperando el recreo. Disparar con la gomera un cartucho ingenuo contra la solemnidad. Atentar contra las reglas de lo adusto.

 Portarse mal. Hacer travesuras. Desfruncir el ceño. Reírse a destiempo. Trampearle a las desgracias. Confiscar el drama. Ponerle multa al miedo. Bucear en el mar azul y en la tierra húmeda, para hundir las manos en la entrañable realidad y rescatar verdades olvidadas y perdidas. Emerger del silencio para ser el verbo creador. Gozar con el dolor del alumbramiento, para ser el hombre niño. Deponer esclavitudes para ser el hombre libre. Y, paradójicamente, conquistar la realidad con el motor de la fantasía, para ser el hombre nuevo: es la única fórmula de la vida. Lo demás es agonía. Expectativa de muerte. Frustración. Fracaso. Los interesados en el fracaso dirán que este pensamiento es ingenuo, por eso su revolución sangrienta es. Se alimentan con cadáveres. Y su encono nunca implica soluciones. Mas que para la sucia e indigente actividad de la rapiña. Pobreza de imaginación y mediocridad es el castigo de una sociedad incapaz de volar aunque llegue  a la Luna.

Ponerse serio y agresivo para encontrar el camino, es la forma mas segura que tienen los necios de equivocarlo. Es realmente increíble como un hombre todavía hoy en día, se siente mucho mas turbado por ser sorprendido en una actitud de amor, que empuñando un arma asesina. El drama sigue siendo el mismo. Crecer en el único y pésimo sentido de recorrer un largo y absurdo camino para conquistar la impotencia senil, la destrucción del niño, es crecer hacia la muerte. Hacia abajo. En el sentido negativo de la coordenada humana. La valentía consiste en trepar por el amor hacia la dimensión positiva del hombre y para ello, es necesario afirmarse en el primer escalón.

El texto precedente me lo envió un compañero de trabajo. No incluía el nombre del autor, por lo que si alguno de ustedes lo conoce, dejar por favor un comentario o enviar un correo electrónico a: federicodomingo@gmail.com

Gracias.

 

sonrisa-payuta-louro

 

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s