La industria cultural

Casi diez años después, en 1947, Horkheimer y Adorno publicaron Dialécti­ca del Iluminismo, uno de los libros fundamentales na­cidos de las reflexiones del grupo de pensadores de la Escuela de Franldurt. El ca­pítulo “La industria cultural. Iluminismo como mistifica­ción de masas” resume sus cuestionamientos hacia los medios de comunicación.

El término “industria cultural”, introducido por esta corriente de pensamiento, designa a las producciones de los medios de comunicación (en especial el cine y la radio) que se masifican y adquieren un carácter repetitivo, en con­traposición con las obras de arte.

Horkheimer y Adorno usan el concepto “industria cultural” y no “cultura de masas” para acentuar la idea de “fabricación” de la cultura por parte de la clase dominante, en oposición a un surgimiento espontáneo, desde la gente, de las manifestaciones artísticas.

Las producciones culturales en serie son reproducciones consumidas de manera uniforme por personas de gustos similares en cualquier lugar del mundo. Este pensamiento crítico fue enunciado más de medio siglo antes de que la palabra “globalización” se pusiera de moda.

El triunfo de la sociedad industrial, afirman, se refleja en los medios masivos. La variedad de modelos y marcas de automóviles es compara­ble a las distintas clases de películas y de géneros, que abarcan a todos los públicos.

El cine es analizado con minuciosidad y los cuestio­namientos se multiplican. Las tramas reiterativas, la falta de imaginación y crea­tividad, la violencia son ítems que se repiten en los filmes, en los que el espec­tador puede adivinar cómo seguirá la historia sin de­masiado esfuerzo.

Esa pasividad del espec­tador, similar a la del oyen­te de radio, está relaciona­da con otra característica de la industria cultural: sus producciones pueden ser consumidas (vistas, escu­chadas) sin necesidad de una gran atención. La inten­ción es que el espectador salga del cine y no encuen­tre diferencias entre la vida que transcurre en la pelícu­la y la vida que lo rodea.

La industria cultural, co­mo oposición al arte de vanguardia, aplica las leyes de la oferta y la demanda para los bienes que produ­ce. El fin es la diversión de la gente, y el negocio de los dueños de las radios y de las productoras cinemato­gráficas. Ejerce un control social (poder que se ejecu­ta sobre la población para mantener el sistema) bus­cando el conformismo de los ciudadanos, que son, a la vez, empleados y clientes de esta fábrica.

En los filmes, la tragedia y el sexo, sólo por citar dos ejemplos, están banalizados y se transforman en un ele­mento primordial de eva­sión social. Según los pen­sadores alemanes, esta dis­tracción está incentivada desde el poder para desviar la atención de la comuni­dad de sus verdaderos pro­blemas.

En el libro citado, Hork­heimer y Adorno analizan el uso que Hitler hizo de la radio para consolidar el ré­gimen nazi. Los discursos del Führer llegaban a cada hogar, a cada lugar de reu­nión, a cada pueblo alejado de Alemania, cubiertos de un aura mística. Al influjo de esa experiencia, ningu­no de los dos pensadores rescata nada positivo de un medio tan importante como la radio.

El jazz también es criti­cado con dureza porque, según los autores, contribu­ye a la vulgarización de la música. También cuestio­nan la difusión radial de la música clásica porque pier­de su valor de obra de arte: una ópera no debe ser emitida entre dos publicidades.

Fuente: Libro “La Comunicación: principio, fin y dilema de los medios masivos” de Germán Ferrari

2905574109_6d476a0323_b1

Escribió Antonio Gallardo en relación a la fotografía:

En base a la exposición y las ideas que plantea Taka, propongo una maqueta que logre expresar la manera en que el exceso de información e imágenes (la televisión, los medios de comunicación) conllevará a un desastre, pero la naturaleza siempre va a encontrar la forma de seguir existiendo y devorará lo que creó el hombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s