Democracia e investigación científica

Dos párrafos extraídos de un artículo de Santiago Kovadloff.

Para leerlo en forma completa, dirigirse a: http://matosas.typepad.com/escuelas_que_piensan_naci/2007/11/index.html

… Alberto Kornblihtt en un reportaje que le hiciera el diario LA NACION el 23 de junio último. Allí, Kornblihtt, uno de los científicos más prestigiosos del país, internacionalmente reconocido por sus trabajos en citología y biología molecular, caracterizó como vulgares “enseñaderos” a la mayoría de las universidades privadas. ¿Por qué? Porque en ellas no se hace investigación. “Si no se apoya a la ciencia básica -afirmó Kornblihtt-, es muy difícil que haya desarrollos tecnológicos que sean transferibles a la industria, o bienes y servicios para la sociedad.”

Al desalentar la investigación se trabaja, en realidad, por la destrucción de la sensibilidad científica. Enseñar lo que ya se sabe sin promover la búsqueda de lo que aún se ignora no es ciencia, sino claudicación intelectual. Equivale a desentenderse del desafío fundamental que la ciencia formula a sus cultores. La transmisión, ya sea en ciencia como en todo lo demás, sólo es fecunda si estimula el riesgo de buscar tanto como el goce de comprender.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s